Testimonios de Bartenders

Dejaremos que hablen solo ellos: bármanes de importantes locales de todo el mundo, meritorios posesores de las monedas Fernet-Branca que nos contarán cómo nació su amor por el amaro y cómo disfrutan saboreándolo y difundiéndolo por el mundo.

EDDY YANG, DUEÑO DEL TAILOR BAR, SHANGHÁI.

Probé Fernet-Branca la primera vez en 2004, cuando trabajaba en el Detroit Bar de Londres. Me enamoré de este licor un año después cuando compartía la habitación con un chef italiano que lo usaba todos los domingos para cocinar.
Comprendí que a la mayoría de los bármanes y de los chefs les encantaba y lo bebían continuamente. Con Fernet-Branca pasa eso: cuando empiezas ya no puedes parar.

DARIO GENTILE, JEFE DE BÁRMANES DE CERESIO 7, MILÁN.

La primera vez que probé Fernet-Branca fue de la vitrina de licores de mi abuelo, cuando tenía 8-9 años. Como podéis imaginar, a esa edad, su sabor fuerte, tan amargo, se quedó grabado en mi mente. Comprendí que Fernet-Branca, precisamente por ese gusto amargo y por sus notas balsámicas, era único y que cuanto más se bebe, más se descubren nuevos sabores. Su versatilidad, cada vez diferente, se aprecia sobre todo saboreándolo puro, con hielo, con un poco de soda o de agua tónica. Es un sabor realmente tan exquisito que, a pesar de la competencia, cuando se prueba hará que te enamores y transformes Fernet-Branca en tu licor amaro favorito.

Me gusta así: Bebo Fernet-Branca de dos maneras: frío de la nevera o con hielo y soda.

STEVE SCHNEIDER, EMPLOYEES ONLY, SINGAPUR.

Probé Fernet hace más de diez años en Nueva York. Ahora existe un mayor culto por los licores, pero beber algo que la gente no adora necesariamente es el acto de rebeldía que los bármanes se conceden. Fernet-Branca al principio se veía solo en algunos bares, era como el apretón de manos entre dos bármanes, nada que ver con cosas como el Old Fashioned que se ve en Mad Men: nada mediático, no estaba en ningún programa de televisión y ningún rapper lo mencionaba. Las monedas proceden de la cultura militar. Las llevas siempre contigo. Quien no las tiene, invita a una ronda, esto me divierte mucho. Adoro el primer sorbo, pero aún más esa bocanada que llega inmediatamente después: mentolada, terrosa, de azafrán, de genciana. La gente lo guarda en el frigorífico, pero yo lo prefiero a temperatura ambiente.

Me gusta así: la mejor bebida Fernet que he bebido la preparó Rodrigo Delpech – 16 veces barman campeón del mundo en el Fuel Bar de La Vegas. Rodrigo me hizo un Fernet-Branca Mojito y era simplemente espectacular. Azúcar, menta, lima, soda. Grandioso. La mejor copa con Fernet-Branca que jamás probé.

WARREN PANG, DUEÑO DE JANES & HOOCH, PEKÍN.

Cuando viví y trabajé en Milán, mi jefe se bebía uno después de cada comida teniéndolo al lado de un café solo. Desde entonces me acostumbré yo también y se ha convertido en mi momento favorito de la comida. El sabor de Fernet-Branca y esos momentos compartidos con él siguen estando tatuados en mi paladar. Normalmente, la primera reacción es de amor-odio, especialmente para los invitados chinos porque les recuerda una medicina de su infancia. Yo lo bebo con un café solo, fumando un cigarrillo. Ese momento con Fernet-Branca es un momento de hermandad absoluta entre bármanes. La moneda es una especie de prueba, una señal de mutuo respeto entre nosotros, celebrado siempre con un chupito de Fernet-Branca.

Me gusta así: en un Toronto o en un Branca Colada (¡un saludo a Donna, BROOKLYN!)

MICHELE MONTAUTI, MIKY'S, BANGKOK.

La primera vez que probé Fernet-Branca era joven, trabajaba en una cafetería-pastelería de Pescara, mi ciudad natal, en Italia. En un estante teníamos los «amari» más comunes italianos y luego Fernet-Branca. Un día, un cliente habitual me pidió que le sirviera uno y me ofreció otro a mí. ¡Era peculiar ese sabor y lo sigue siendo ahora! Al principio pensaba, bebiéndolo puro, que no se podría hacer gran cosa con él pero cuando vi a otros bármanes utilizarlo me llamó la atención. Hoy lo veo como un arma: el barman que sabe cómo usarlo es el que sabe lo que hace. Fernet es el apretón de manos, la contraseña secreta que demuestra que eres realmente un barman. Un producto único para bármanes únicos.

Me gusta así: Me gusta el clásico chupito muy frío y me gusta añadirlo a nuestro Miky’s Hanky Panky, con mi toque de magia Fernet-Branca para que genere la espuma.

BECKALY FRANKS, THE PONTIAC, HONG KONG.

Lo probé la primera vez cuando tenía 24 años en el The Shanghai Tunnel de Portland, en Oregón. Habíamos ido a un concierto y acabado de cenar, tenía algunas molestias en el estómago y entonces mi novio me sugirió que tomara un Fernet-Branca. Mágico líquido negro, herbáceo que impactó mis labios y mi corazón, quemando como lava fundida hasta lo más profundo de mi estómago. A los diez minutos me pedí otro. Fernet-Branca tiene un gusto muy calibrado, único, sin parangón. Dicho esto, sigue siendo un amaro accesible para todos, pero indudablemente, no para los pusilánimes. Representa un sentimiento de camaradería y respeto cuya extensión de esta relación de amor es la inestimable moneda Fernet.

Me gusta así: lo bebo con los invitados, con amigos, en las celebraciones, después de comer, en casa, puro y en mis cócteles favoritos. Lo adoro en un excelente Toronto o en el Hanky Panky. Personalmente aconsejo tomarlo todos los días.

conexo

cialis italia 

¿TIENES 18 AÑOS?

Para ver esta página debe tener al menos 18 años de edad.
BEBE CON RESPONSABILIDAD
FRATELLI BRANCA DISTILLERIE SRL © 2017, Via Broletto 35, 20121 Milano, Italia
Registrado en el Registro Mercantil de Milán n. 00720670157 - código de impuestos y el P.IVA n.: 00720670157 capital social Euro 1.500.000,00 I.V.